25/1/09

LA LEYENDA DEL VIAJERO QUE NO PODÍA DETENERSE

Kostia es un muchacho que no puede caminar.
Un duende le devuelve las piernas y la alegría.
Desde entonces recorre el mundo, porque no puede permanecer en el mismo lugar mçás de tres días seguidos: de lo contrario, se convertirá en árbol.
Muchas aventuras, y el primer amor que surge entre lluvia, miedo y adversidades.
Al final, en un pueblecito perdido en la Rusia natal de esta leyenda, hay un árbo. quien se sienta junto a él recobra las fuerzas y olvida el cansancio.


¿Un árbol? La madera da vida a toda esta historia. La madera sirve para que las cucharas se conviertan en ciudadanos, los tendores en columpios...
La ternura, la sensibilidad y el amor. El primer amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario