1/3/14

EL TREN

Suena el despertador, pero muestro amigo no se levanta: tiene sueño. Menos mal que Bruja, su gatita, se encarga de desperezarle.

Es un señor. Es un muñeco de madera. Es un muñeco de madera con el que jugamos a que es un señor.

Ya puede irse al campo. De camino a la estación verá hormiguitas corriendo por el suelo.

Se monta en el tren. ¡Qué ruido hace el tren! Parece música y sirve para bailar.

Llega a la montaña. Se desata una fuerte tormenta. ¡Qué ruido hacen los truenos! Suenan muy fuerte,pero sin tan divertidos... Me gusta cuando truena.

Llueve. Hay pájaros y sapos. Y un gusano juguetón. ¡Qué risa! ¡Cuántas cosas! ¡Qué risa!

Ahora hay que regresar al hogar. Otra vez el tren, y, encima, hay que subir a casa. Venga, adentro, al ascensor... Y a dormir.


"El Tren" es una comedia que busca que los peques se rían. Que se rían mucho. Está plagada de surrealismo infantil, de cosas de esas que hacen que los mayores se miren pensando de qué se ríen los niños, mientras los pequeños nos regalan mil carcajadas.

En El Tren juego con cubos, con latas, con canicas, con pelotas blanditas y muñecos de tela o goma. Y me lo paso genial.

El tren nació en 2013 buscando nuevas alternativas a la manera de contar cuentos a los bebés (y a los no tan bebés de 2 y 3 años). El resultado me gustó y ahí anda, viajando por el mundo a lomos de sus raíles de hierro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario